© Juan Agustí 2018 

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon

año 2013

El número de estrenos sigue la tendencia de los últimos años: 375 películas, incrementando ligeramente las 363 que se estrenaron en 2012 y sin llegar a las 398 del 2011.

 

Las cuotas de pantalla han cambiado: 

 

  • Estados Unidos:                      42% (+7%)

  • España:                                    19% (-3%)

  • Francia/Alemania/UK/Italia: 20% (-4%)

  • Resto de Europa:                      6% (-5%)

  • Resto del mundo:                   13% (+5%). (El mayor crecimiento lo experimentan Argentina y Canadá)

 

 

El nivel de cine basura sigue siendo demencial, aunque ha subido el porcentaje de aprobados; hemos pasado del 12,15% al 17,3%. En el caso español, se nota un importante incremento:  el número de películas aprobadas sube del 3% al 11,7%; los números siguen siendo ridículos, pero al menos este año se aproximan a los del resto del mundo. De todas formas, es terrible: de las 375 películas, 136 tienen una nota inferior a un dos. En el caso español, éste dato sigue siendo muy malo. El 48% de las películas españolas tienen una nota inferior a dos.

 

En cualquier caso, los datos son espeluznantes. Lo digo en estos términos: de cada diez películas que se estrenan en nuestro país, cuatro son un insulto al espectador; cuatro y medio son malas y vivimos de la película y media que queda. Si la película es española, la posibilidad de ver una película "razonable" es de uno a diez; y de salir cabreado como una mona, más de la mitad.

 

Otro efecto curioso es que, por primera vez, y a diferencia de otros años, los datos de Estados Unidos indican una bajada de calidad en su producción. Es como si sobrepasada la cuota del 33%, la morralla comenzase a proliferar. Ya hemos visto otros años como esto no solía ser así y los datos eran consistentes con el de resto de países. La realidad es que, hoy en día, casi tres cuartas partes del cine basura que se ve en nuestro país están producidas entre Estados Unidos y España. Visto así, los datos de audiencia parecen hasta buenos, porque esta relación es permanente. Las cifras de Francia no la dejan tampoco en buen lugar. Casi un tercio de su producción podría ser tildada también de basura, contribuyendo así a redondear la cifra de porquería. 

datos del año

Mostrar más

Mejores películas

Mejores películas españolas

Mejores documentales

En lo que al documental se refiere, se confirma la tónica del año pasado. Ha disminuido notablemente la racha excepcional que se venía manejando unos años atrás en este género. Aun así, estos son los cinco mejores, todos con un nivel muy bueno: 

  1. Searching for Sugar Man, de Malik Bendjelloul : Cinta ganadora de muchos premios, entre ellos el Óscar al mejor documental. Se trata de la reconstrucción de un mito invisible, un legendario cantante de folk de los años sesenta en Detroit, de nombre Sixto Rodríguez. Deslumbró con su música y grabó dos discos que, sin embargo, pasaron totalmente inadvertidos y el cantante desapareció. Mientras tanto, uno de los discos llegó a la Sudáfrica del apartheid y se extendió por todo el país mediante grabaciones piratas. En unos años, pasó a ser el icono de la libertad y de la lucha contra el sistema. Mucho tiempo después, dos fans sudafricanos se empreñaron en averiguar que había pasado realmente con Rodríguez

  2. The Act of Killing , de Joshua Oppenheimer: Documental sobre las matanzas que ocurrieron después del golpe de estado del general Suharto en Indonesia en 1965.

  3. El impostor, de Bart Layton: En Junio de 1994, Nicholas Barclay, un niño tejano de 13 años, desapareció sin dejar rastro. Tres años después, un chaval se hace pasar por él. Nicholas era rubio y el chaval es moreno, francés y diez años mayor. La familia, en vez de rechazar al joven, lo acepta y afirma que se trata del hijo desaparecido. 

  4. El espíritu del ’45, de Ken Loach: Documental ambientado en la Gran Bretaña de después de la Segunda Guerra Mundial. Analiza el espíritu del nuevo socialismo de la postguerra (1945-51), que fue desmantelado a partir de 1979 por los gobiernos de Margaret Thatcher.

  5. Guerras sucias, de Rick Rowley: El periodista de investigación Jeremy Scahill, autor de Blackwater, se adentra en el mundo de las operaciones secretas, dispuesto a destape una red de guerras encubiertas dirigidas por el gobierno estadounidense.


Películas de animación

Si malo fue el año en el anterior apartado, la animación va de mal en peor. En caída libre, diría yo. Analicemos que hay.

No figura, por primera vez en muchos años, ni una sola película entre las que han conseguido el aprobado en el apartado general. En estas nos andamos, de forma que no es de extrañar que la mejor clasificada haya sido la película hispano-argentina, ganadora del Goya. 15 de las películas de la lista vienen con el calificativo "infantil". Cada vez que escribo esta sección, se ahonda en mí la percepción de pérdida de tiempo.

  1. Futbolín, de Juan José Campanella:  Basada en un cuento de Roberto Fontanarrosa, su penoso guión es un sinsentido. El diseño de los personajes me parece insípido. ¡Qué castigo con el 3D! Temible.

  2. Justin y la espada del valor, de Manuel Sicilia:  De buena factura técnica, parece ser que adolece de carencias de guión. Aventuras en época medieval de un chico que quiere convertirse en caballero. Al menos, no echa para atrás de entrada. 

  3. Free birds (Vaya pavos), de Jimmy Hayward: Un par de pavos descubren una máquina del tiempo y deciden utilizarla para impedir convertirse en parte del menú del Día de Acción de Gracias. Yo creo que con eso está todo dicho.

Este año, tanto Disney como Pixar no han estado a la altura. Si Frozen, adaptación libre de La reina de las nieves, de Hans Christian Andersen. tenía unos personajes bien construidos y el guión era aceptable, falla la inexpresiva animación 3D. Monstruos University no ha conseguido captar la atención de la crítica. Por algo será. En cuanto a Aviones, si me permitís un juego de palabras muy malo, los planes de Disney no remontan. 

La sobredosis de Dreamworks es excesiva, superflua y mediocre a mas no poder, como es habitual: Los Croods son prehistoria del montón. Turbo es un engendro: aventuras de un caracol con supervelocidad, realizado por unos animadores que también deben poseerla, ya que el diseño 3D de los personajes es de lo más vulgar que recuerdo. 

Entre otro puñado de películas norteamericana anodinas, destaca una por mala, terrorífica incluso: Los pitufos 2, de Raja Gosnell: Pobres pitufos. Pensaban que Gargamel era su peor enemigo, pero han tenido una existencia muy desdichada: primero, les infantilizaron en la serie de dibujos animados para la TV; después, les secuestra el terrible Padre Abraham,  que les introduce helio en su interior y les obliga a cantar terribles temas, y ahora les ha pillado Hollywood por banda, y además ¡en 3-D!. Pitufos con botox, quién lo iba a decir. Quiero reivindicar desde aquí los magníficos álbumes de Peyo (especialmente los primeros).

No todo iba a ser basura. La brillantísima excepción es la ignorada por la crítica Ernest y Celestine, de Stéphane Aubier, Vincent Patar y Benjamin Renner. Con guión de Daniel Pennac, ya sólo su estética marca la diferencia. Por muy infantil que sea, me quedo con ésta como mejor película de animación del año. Preciosa.

Le concedo el beneficio de la duda, ya que no la he visto, a Pequeñas voces, de Jairo Eduardo Carrillo y Óscar Andrade: se trata de un documental de animación, que consta de relatos de niños desplazados por la guerra narrados por ellos mismos. También se la concedo a Epic: El mundo secreto, de Blue Studios. A pesar de ser tridimensional, parece que las texturas y los personajes tienen un  diseño un poquito más personal de lo habitual. 

Zarafa, de Rémi Bezançon y Jean-Christophe Lie es una incógnita para mí. No la he visto y no tengo referencias, ni buenas ni malas. Tampoco he visto Autobiografía de un mentiroso, de Bill Jones, Jeff Simpson y Ben Timlett, basada en las memorias de Graham Champman, miembro de los Monthy Python fallecido en 1989. 

Mostrar más

Películas basadas en cómics

Se podría pensar que ha sido un buen año, dado que la película triunfadora del año pertenece a este conjunto. Nada más lejos de la realidad. Aunque no tan bajo como en animación, el año para el cine basado en tebeos ha sido terrible y casi todas las adaptaciones han sido decepcionantes o, pero aún, terriblemente malas.

  1. La vida de Adèle, de Abdellatif Kechiche: La novela gráfica en la que se basa, El azul es un color cálido, de la francesa Julie Maroh, (Le bleu set une couleur chaude, Glénat, 2010) ya ganó el premio del público a la mejor BD en el festival de Angôuleme de 2011. Cuando la película de Abdellatif Kechiche ganó el festival de Cannes de 2012, la francesa, declarada abiertamente homosexual, se desmarcó de la película. Podéis leer sus opiniones en su blog. En España, El azul es un color cálido ha sido publicada por la editorial madrileña Dibbuks.

  2. Iron man 3, de Shane Black: Después de una aceptable primera mitad, la película patina y degenera de forma impresentable. La peor película de una saga que hasta ahora había sido bastante digna. 

  3. El Hombre de Acero, de Zack Snyder: Mala hasta decir basta, la tercera encarnación de Superman en la pantalla grande no se diferencia demasiado de la anterior, que era pésima. Además, creo que la crítica y los medios la han tratado demasiado bien. Deberían haberse cebado con ella. Con lo que cuesta ganar los puntos en nuestra lista, ha obtenido un 4,05 de nota. No doy crédito. 

  4. Una bala en la cabeza, de Walter Hill: Adaptación de la serie Du plomb fans la tête, tres álbumes de Matz y Colin Wilson para la editorial Casterman, publicados aquí en 2012 reunidos en un sólo volumen por la editorial Penguin Random House.  Con Silvester Stallone de protagonista.

  5. Thor: El mundo oscuro, de Alan Taylor: Desde  mi punto de vista, una película injustamente ignorada por la crítica. Me parece muy digna. Creo que ese pedazo de actor que encarna al personaje de Loki (Tom Hiddleston) lo borda. Hay que verla.

  6. 2 Guns, de Baltasar Kormákur: Un agente de la DEA (Denzel Washington) y un oficial de la Inteligencia Naval (Mark Wahlberg) roban 43 millones de dólares a la Mafia. El problema es que ese dinero realmente es de la CIA. El cómic es una miniserie de cinco números, recopilada en un sólo tomo, cuyos autores son Steven Grant y Mateus Santolouco, editada en EEUU por BOOM! Studios. En España, el tomo lo publicó Norma.

  7. Lobezno: Inmortal, de James Mangold: Recupera la primera miniserie de cómics del personaje, creada por Chris Claremont y Frank Miller en 1982, y que fue el detonante para que este mutante alcanzara la extrema popularidad que tiene hoy en día. Ha sido publicada una infinidad de veces en España; la última en 2008, en un lujoso tomo de Panini, que se encuentra agotado. No he visto la película; pero, sinceramente, lo que es a mí, este cómic siempre me ha parecido un pestiño.

  8. RIPD: Departamento de Policía Mortal, de Robert Schwentke: Las miniseries de RIPD, un departamento de la policía que se encarga de perseguir a los demonios que habitan en el mundo de los vivos y mandarlos al infierno, han sido publicadas en EEUU por Dark Horse. Creadas por Peter Lenkov (guionista que ha perpetrado varias series de televisión, como el reboot de Hawai 5-0 o la temible adaptación de XIII) y Lucas Marangon (dibujante de diversos cómics de Star-Wars) la primera de las miniseries fue publicada en España por Norma. Los protagonistas son Nick Walter y Roy Pulshiper, interpretados por Ryan Reynolds y Jeff Bridges, respectivamente.  Nick es un policía que acaba de morir y Roy lleva muerto cientos de años. Nick no acepta estar alejado de su esposa y la envía señales para que perciba su presencia, mientras trata de descubrir quién le asesinó. Para muestra de la crítica, un botón: "Con el estreno de RIPD, cualquier película que se estrene este año puede respirar tranquila: la posibilidad de que se lleve el título de peor película del 2013, a partir de hoy, casi ha desaparecido" (Lou Lumenick, del New York Post). 

  9. RED 2, de Dean Parisot: RED son las siglas de "Retired but Extremely Dangerous" (Retirado, pero extremadamente peligroso) y es también una miniserie de tres números publicada en EEUU por el extinto estudio Wildstorm. Los autores de la miniserie fueron el (cuando quiere) digno guionista Warren Ellis y los dibujos del soso Cully Hammer. La miniserie ya tuvo una adaptación al cine en 2010, protagonizada por Bruce Willis (Frank Moses), Morgan Freeman (Joe), John Malkovich (Marvin), Helen Mirren (Victoria), Brian Cox (Ivan), Catherine Z. Jones (Miranda Wood),  y Mary-Louis Parker (Sarah).  En esta segunda parte, el equipo es prácticamente el mismo (salvo Morgan Freeman, pero con Anthony Hopkins); la excusa para la reunión es la búsqueda de un dispositivo nuclear portátil desaparecido. La película ya se aleja del cómic original, oscuro y violento. En España, el cómic lo publicó Norma en 2010, aunque se encuentra descatalogado. No he visto ninguna de las dos películas, pero las críticas van desde que son una parodia divertida y original hasta este ácido comentario de Kyle Smith, del New York Post: "¿Qué prefiero: estar en un cementerio o sentarme a ver esta execrable obra de no entretenimiento? Mejor muerto que ver RED 2".

  10. Zipi y Zape y el Club de la Canica, de Oscar Santos: Su problema principal es haber despojado de toda identidad a los personajes de Escobar, que parecen más bien estudiantes de Hogwarts que cualquier otra cosa. La segunda película española más taquillera del año.

  11. Para Los pitufos 2, de Raja Gosnell, ver la sección de animación. 

  12. Kick-Ass 2, con un par, de Jeff Wadlow: Kick-Ass  es una parodia de los cómics de superhéroes escrita por Mark Millar y dibujada por John Romita Jr. Su argumento es rocambolesco: Dave Lizewski es un chico de Nueva York, que inspirado por los cómics, decide convertirse en superhéroe. Se compra un disfraz en e-Bay, disfraz que se pone debajo de su ropa de calle. Comienza a entrenarse y a subirse a los tejados, hasta que decide intervenir en un asalto: acaba con una paliza y una puñalada, lo que provoca que acabe en el hospital, donde le ponen varias placas en la cabeza. Cuando supera la rehabilitación, consigue salvar a un hombre de una agresión, acción que alguien graba en video y sube a YouTube, lo que le hace famoso y le convierte en Kick-Ass. La adaptación de esta serie al cine tuvo lugar en 2010. Una segunda serie de cómic, con nuestro protagonista ya graduado, también se ha sometido a la correspondiente adaptación en el cine. No puedo decir nada más: ni he visto las películas ni he leído los tebeos. Mark Millar generalmente siempre inspira buenas sensaciones, y trabajando para el sello de Marvel que permite a sus creadores quedarse con los derechos de los personajes (Icon Comics), no debería ocurrir que estos fuesen deleznables, y más conociendo el sentido del humor del escocés. En cuanto a las películas, puede pasar de todo: desde luego, la crítica sesuda no creo que esté en condiciones de dar una opinión válida acerca de semejante bicho (de ahí su nota, yo diría que es tan baja porque ni se habrá prestado atención sobre ella). Claro, que también podríamos encontrarnos ante un bodrio infumable. Las rítmicas van desde un cero rotundo de JC Ediciones (que la tilda de incomprensible, sin gracia y sin sentido) hasta un 5 de 5 en Cinemania. Vete tu a saber. En España, Panini ha publicado las dos serie en sendos tomos.

No he incluído en la lista a Oblivion (EEUU, 2013), de Joseph Kosinski (posición de 202º), dado que,  realmente, no existe ningún cómic con ese nombre.  Joseph Kosinski tuvo un proyecto de novela gráfica con ese nombre, pero nunca lo llevó a cabo. 

  

182 películas (o sea, casi la mitad de las estrenadas) pertenecen al género dramático; 106 se adscriben a la comedia. 35 películas son de ambos géneros, comenzando por En otro país, de Hong Sang-soo (10º).


17 son películas de intriga; la primera, La mejor oferta, de Giuseppe Tornatore (25º); 69 son thrillers: el primero, La noche más oscura, de Kathryn Bigelow (4º); la siguiente es también La mejor oferta.

 

Como "romance" se califican 52 películas; de ellas, 20 son comedias (la primera, 3 bodas de más, de Javier Ruiz Caldera, en la posición 44º); 35 son dramas (el primero, La vida de Adèle). La primera película de las diez que admiten los tres calificativos (drama, comedia y romance) es El lado bueno de las cosas, de David O. Russell (60º).


Sólo se han estrenado dos musicales. De las siete películas que se han calificado como "bélicas", la primera es la canadiense Rebelde (War Witch), de Kim Nguyen (92º). Sólo dos westernsDjango desencadenado, de Quentin Tarantino (6º) y El Llanero Solitario, de Gore Verbinski (251º). Películas de corte histórico hay una docena: la primera, La noche más oscura, de Kathryn Bigelow (4º); la siguiente, Lincoln, de Steven Spielberg (24º). En general, la mayor parte de las películas "históricas" están clasificadas en buenas posiciones.


La mejor película puramente de acción sería Cuerpos especiales, de Paul Feig (107º). De ciencia ficción, Gravity, de Alfonso Cuarón (8º), aunque creo que sería más correcto dar esta mención a Star Trek: En la oscuridad, de J. J. Abrams (58º); en cuanto al terror, está en horas muy, pero que muy bajas: Las brujas de Zugarramurdi, de Álex de la Iglesia (97º) es la figura en cabeza. 


Dos películas se califican como eróticas: Paraíso: Amor, de Ulrich Seidl (12º); y  Nymphomaniac, de Lars von Triers (39º).


Ocho películas no han recibido la atención de ninguno de los críticos, y por tanto, no han recibido ningún tipo de puntuación. De las que han obtenido alguna calificación, la más baja pertenece a Justin Bieber's Believe, de Jon M. Chu (367º), con un 0,34. Destacan por su baja nota Scary Movie 5, de Malcom D. Lee (365º), calificada con un 0,56 o la caspa española terrorífica Serie B, de Richard Vogue (362º), con un 0,60.

por género

Mostrar más
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now