© Juan Agustí 2018 

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon

Génesis

1 Dec 2009

Si hay un tebeo ante el que el aficionado no pueda permanecer impasible en este momento,  éste es, sin duda, Génesis, de Robert Crumb.

 

Haceros una idea de la complejidad del proyecto: adaptar, desde un punto de vista lo más aséptico posible, el contenido del primer libro del Antiguo Testamento. El autor, en sus propias palabras, afirma que cuando finalizó su adaptación, pensó incluso en no volver a dibujar jamás.

 

 

 

A pesar de ser una de las vacas sagradas del noveno arte, uno no es fan de Robert Crumb, ni mucho menos. Es más, ni de lejos se encuentra entre uno de mis autores favoritos. Obviamente, esta combinación de factores me catapultó hacia su lectura, ávido por encontrar argumentarios para el conveniente despellejamiento de autor y obra. Tristemente, he tenido que contenerme, dado que no he hallado motivo alguno que me sirva para tal objetivo. Esta obra, seguramente mas necesaria y controvertida en los Estados Unidos, es realmente una fiel y respetosa adaptación del prólogo de la Biblia. No hay rastro ni de la mofa ni del escarnio que algunos aviesos lectores estarían esperando,  ni tampoco puedo decir (como tenía pensado, ¡lástima de chascarrillo!) que se trataba de un nuevo relato de Selecciones Ilustradas sin más.

 

De ponerle alguna pega, quizás la vertiente genealógica resta interés a su representación en este medio de expresión: resulta inútil que el autor se embarque en relacionar y poner cara a sucesiones interminables de personajes que sólo son nombrados de pasada en el original, a no ser por seguir ese empecinamiento que mantiene en no aligerar el contenido de las escrituras. Quizás el autor hubiese debido denavarse los sesos algo más en resolver técnicamente esta peliaguda cuestión: prueba de ello es que ha quedado satisfecho con ellas.

 

Tenía otro chiste pensado: Robert Crumb se apunta a lo de "instruir deleitando". También me lo ha echado abajo el de Filadelfia.

 

Álvaro Pons  le entrevistó por encargo de El País. Su crítica, como siempre, de lo más lúcida

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now