© Juan Agustí 2018 

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon

La Favorita

3 Apr 2016

 

 

 

Leer La Favorita es como pelar una cebolla. Al terminar su lectura, conviene volver a releer la cita de Thomas Bernhard con la que comienza el libro:

 

"Dejaba atrás el olor abominable de un mundo estúpido en el que la impotencia y la bajeza están en el poder".

 

Enésimo acierto de La Cúpula en seguir descubriéndonos autores y obras de gran interés, la primera obra que se publica en España de Matthias Lehmann reúne las virtudes de los buenos relatos. Detrás de su aparente simplicidad formal se esconde una densa colección de pequeñas y oscuras realidades, arraigadas en lo mas profundo de nuestro pensamiento que describe a los seres humanos como seres irremisiblemente aislados unos de otros, pero que a su vez forman parte de de un entramado social y cultural que va moldeando nuestra personalidad al son de los intereses de los poderes fácticos de nuestro alrededor y que nos han tocado en suerte.

 

 

Lo terrible de La Favorita es que todos somos como Constance, la protagonista del relato, a la vez que tenemos algo del resto de los personajes que pueblan su condicionada existencia. De la misma forma que la frontera entre la genialidad y la locura es extremadamente delgada, lo mismo sucede entre la costumbre y la sinrazón, entre el orden y la obsesión o entre la ingenuidad y la pura maldad. A veces, es difícil incluso percibir el grosor de estas diferencias, que cambian de escala según nos acerquemos o distanciemos en nuestra implicación de un determinado problema, añadiendo otro gato más a esa caja de Schrödinger que es la naturaleza del ser humano.

 

Lo bueno de La Favorita es que no necesita de sesudos escarceos con la psicología ni la literatura para enseñarnos esto: lo hace de forma directa y sencilla, sin necesidad de recurrir ni a artificios ni a extraños malabarismos, lo cual hoy en día cuenta doblemente.

 

La biografía del autor señala que el artista es un destacado especialista en la técnica del linograbado, aspecto que está en sintonía con el aspecto gráfico y el acabado del tebeo, proporcionándole ese aire entre introspectivo y anticuado que la narración necesita. El trazo sencillo, aunado con la expresividad que proporciona el entramado de líneas contenido dentro de sus viñetas, confiere ese toque sutil que quiere acabar por desubicarnos, espacial y temporalmente.

 

La edición del libro, en un formato cómodo y adecuado, sigue al original francés (2014), de Actes Sud, resultando mas económico en castellano que en francés o alemán, cosa a la que no estamos acostumbrados.

 

Calificación: 7-8 /10 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now