© Juan Agustí 2018 

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon

Los espíritus de los muertos

18 May 2015

 

Nunca podré olvidar el instante en el que descubría a Richard Corben.  Fue en  1978, en las páginas de la recién estrenada revista 1984, de Toutain, y mentiría como un bellaco si no digo que resultó un auténtico mazazo para mí, al menos durante sus primeros episodios.


A diferencia de otras muchas opiniones acerca del dibujante de Missouri que le encumbraban a la cima del panteón de hombres ilustres en esto de los tebeos, la mía comenzó a torcerse al poco tiempo. Pasado el impacto inicial, Richard Corben sólo mantuvo mi atención debido a la famosísima portada para el Bat out of Hell, de Meat LoafDenBloodstar o Las mil y una noches, enseguida me aburrieron (o mejor dicho, otros autores que todavía me je influyeron mas en esos momentos) y hasta hace algunos años, Corben para mí se quedó en una mero autor poco  más que excesivo y anecdótico, del que ni Harlan Ellison (con su miniserie Vic & Blood) consiguió sacarme.

 

 

Confieso también que cuando me reencontré con Corben bastantes años después, (y desde luego por mera casualidad, leyendo el Hellblazer de Brian Azzarello),  no pude evitar sentir una cierta nostalgia e incluso simpatía. Así que, ya en 2013, cuando Planeta publicó un grueso tomo recopilatorio con sus historias para Creepy y Eerie, las revistas de la editorial Warren, tuve la ocasión de enfrentarme a muchas de las historias que también contribuyeron a cimentar su fama y de revisar otras que ya había leído. Y el veredicto (no podía ser de otra manera) fue ambiguo en su momento: el Corben de esa convulsa época era brillante, pero irregular. Lo que peor me resultó de todo fue su confusa legibilidad en demasiados momentos. Además, las dimensiones de los comic-books americanos quizás encorseten en demasía los voluminosos contornos que éste utiliza.

 

 

Esto me lleva ya a Los espíritus de los muertos, el nuevo volumen que ha publicado Planeta, recopilando las historias de Corben basadas en algunos de los cuentos y poemas de Edgar Allan Poe, que se publicaron originalmente en la revista Dark Horse Presents. Parece que los trabajos del norteamericano siguen levantando revuelo mediático, sobre todo cuando se acerca a la obra del escritor de Boston.


He de decir que los problemas de legibilidad a los que hacía referencia aquí no está presentes. Incluso el trazo es mas mucho más sólido y la intención más clara. Si comparáis este volumen con el otro recopilatorio de Planeta que indicaba anteriormente, observaréis como trata de introducir menos elementos en cada viñeta, de "meter" menos información en cada página, lo que resulta sumamente beneficioso en un dibujante de sus características.


Parece claro, por tanto, que el resultado global ha mejorado. Por lo menos, conseguí acabar el tomo con algo de interés por mi parte, lo cual ya es decir mucho. Persiste lo irregular en el tratamiento de las historias: la adaptación que realiza Corben gana puntos en varios relatos (SombraBerenice); adopta puntos de vista distintos a los clásicos en otros -lo que es de agradecer- como, por ejemplo, en Los asesinatos de la calle Morgue El gusano conquistador; pero carece de interés en algunos (La máscara de la muerte rojaEl barril de Amontillado). Aparte de la unidad temática, tampoco entiendo que interés tenía Corben en realizar una segunda versión de El cuervo (la que realizó para Creepy ya era lo suficientemente digna). 


Ya puestos con Poe, a ver si algún editor se anima a realizar una revisión de calidad sobre los relatos que adaptó el gran Alberto Breccia

 

Calificación: 6-7 /10 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now